17 de agosto de 2007

Secreto de una Pareja Feliz


Autor desconocido...

Se cuenta la historia de un hombre que tenía gravísimos problemas con su mujer; la relación entre ellos era tan mala, que sólo faltaba que llegaran a los golpes. Este hombre estaba convencido de que lo mejor era divorciarse, pero no estaba dispuesto a ceder en lo que suponía serían las pretensiones de su mujer.

Fue a ver a un amigo abogado, para que lo asesorara acerca de la mejor manera de divorciarse, sacando el mayor provecho posible.

Su amigo, que era muy astuto, le aconsejó: "No vale la pena que te divorcies así nada más, ya que sería demasiado fácil; lo que te aconsejo es que cambies tu actitud hacia tu mujer: trátala bien, sé amable y paciente con ella, comienza a tener detalles cariñosos hasta que ella vuelva a enamorarse de ti, y cuando la tengas rendida de amor, entonces abandónala y divórciate de ella; eso le dolerá más".

Al hombre de la historia le pareció una excelente idea e inmediatamente puso manos a la obra. Por supuesto que la esposa no daba crédito a lo que estaba pasando.

Mucho tiempo después los amigos volvieron a encontrarse casualmente en la calle, y el abogado le preguntó: "¿Qué pasó? ¿Ya se volvió a enamorar de ti?"

El amigo le contestó que ahora ella estaba prácticamente rendida a sus pies, por lo que el hombre de leyes le dijo: "¿Estás listo para dejarla y divorciarte?", a lo que el amigo le contestó: "¿Estás loco? No tienes idea de cuánto ha cambiado mi mujer desde que empecé a ser diferente con ella; ahora ella me respeta y atiende, es cariñosa y amable. ¡Hasta estamos hablando de hacer otro viaje de luna de miel!"

El secreto de este hombre fue que descubrió que en toda relación siempre hay una persona a la que podemos cambiar: a nosotros mismos; y hay una persona a la que nunca podremos cambiar: nuestra pareja.

Muchos conflictos de matrimonio se originan por la lucha que se da entre los dos cónyuges, para cambiar lo que no les gusta del otro.

¡Felicidades a Todas las Parejas!

2 comentarios:

Osita dijo...

Hola Jorge, excelente este artículo, a veces con tan solo una palabra amable, una caricia, una sonrisa; se pueden limar tantas asperezas y lograr salir adelante en una relación... pero eso cuesta entenderlo y cuesta mucho más, a veces, ponerlo en práctica.
Un abrazo
Moni (moniquilla67)

Lucy dijo...

Ojalá mi ex-marido hubiera encontrado un abogado o un enemigo que le aconsejara lo mismo...hoy estaríamos todavía juntos.

Chia